7 Claves para afrontar una crisis.

En nuestros proyectos o negocios tendremos, tarde o temprano un problema serio. Puede serlo tanto a nivel societario, económico, laboral como a nivel multisectorial. En 2008 aprendimos que muchas empresas no estaban sustentadas por unos cimientos firmes y otras no supieron adaptarse a la apatía del mercado. Por esto te dejo estas 7 claves para que, cuando tengas que afrontar una crisis, estés preparado.

1. Reunir todos los datos.
2. Enumera todas las ayudas externas.
3. Dividir el problema en problemas más pequeños.
4. Delimitar qué está a nuestro alcance.
5. Crear planes de acción.
6. Pide ayuda a profesionales.
7. Mantén una actitud positiva.

1. Reunir todos los datos.

Una vez que tenemos el problema sobre nosotros es fácil perder la compostura y correr como pollos sin cabeza. Otra posibilidad es que clamemos al cielo pensando que no hay solución alguna. Pues bien, antes de comprar un billete a una isla alejada de tus proveedores siéntate con boli y papel.

¿Cómo va a afectar esta crisis a mi negocio?

Como comentó mi amiga Sabina Serrano, que a parte de ser psicóloga entiende mucho de negocios, debemos plantear dos escenarios: el mejor y el peor.

El mejor escenario posible es que, a pesar de que tengamos un riesgo, seamos capaces de solucionarlo adaptarnos y seguir adelante. Es importante visualizar este planteamiento y ver qué condiciones deben darse y qué debemos hacer para que podamos capear el temporal. Si tenemos la suerte de que el viento es favorable ya estaremos preparados para tomar la batería de decisiones correcta.

No dejes que la imaginación trabaje por ti.

En cuanto a la peor de las situaciones tenemos que expresar de manera numérica el daño que produciría en nuestro negocio. ¿Dejaremos de ingresar dinero? ¿Debemos de cambiar de local? ¿Voy a perder toda mi plantilla? ¿No voy a poder pagar un préstamo? Visualizando este escenario comenzaremos a crear estrategias y valorar el impacto real de la crisis.

2. Enumera todas las ayudas externas.

Haz una lista de todas las subvenciones, carencias o renegociaciones a las que puedas acogerte.

Es momento de hablar con tus asesores y preguntar si puedes acogerte a alguna subvención. Probablemente puedas recibir alguna ayuda que mitigue la situación. Existen tanto ayudas económica, como de búsqueda de clientes, trabajadores, beneficios por contratación de desempleados… Valora cualquier opción que la administración pública ofrezca.

Es importante agrupar todas las medidas que tienes disponibles.

En cuanto al banco y arrendadores es momento de plantearles tu situación. Habla sobre la tendencia de tu negocio y explícales el problema. Si te conceden un periodo de carencia puedes añadir algo de oxígeno económico a tu empresa.

Como he dicho otras veces, tus proveedores son los principales interesados en que tú sigas adelante. Coméntales que necesitas un esfuerzo en los plazos de pago o en los descuentos de sus servicios. La mayoría de veces serán comprensivos: quieren cobrar.

3. Dividir el problema en problemas más pequeños.

La frase “divide y vencerás” es más vieja que el hilo negro. Toda crisis se puede descomponer en pequeños peligros o riesgos. Es mucho más fácil solucionar problemas pequeños que grandes.

Intenta asignar una urgencia y dimensión determinada para cada uno, de modo que puedas ir avanzando desde lo más importante a lo más liviano.

Somos incapaces de solucionar un gran problema si no lo dividimos en problemas más pequeños.

Puedes utilizar métodos como los que expliqué en mi artículo sobre el método para solucionar problemas en tu negocio.

4. Delimitar qué está a nuestro alcance

Céntrate en solucionar lo que está en tu mano. Hay agentes externos ,que pueden afectar a tu negocio, que no puedes controlar. Perder el tiempo dándole vueltas a eso va a desgastar tu energía y tu moral.

Plantea hasta dónde eres capaz de actuar y concéntrate en eso. Crea rutinas donde tu proyecto sea el centro de tu atención. Y asimila que más allá de tu radio de acción no eres responsable de lo que ocurra.

Serás mucho más eficaz si consigues centrarte en solucionar lo que está en tu mano.

Es posible que a pesar de tus muchos esfuerzos la situación escape a tus dominios. No te culpes por ello.

5. Crear planes de acción

Un plan de acción detallado, a partir de los problemas más específicos que has detectado, aumentará notablemente tu capacidad de solucionarlos.

En él se debe especificar, qué oportunidad se va a abordar, cómo se va a solucionar, quién lo va a hacer y en cuánto tiempo.

Es clave la supervisión de los planes de acción.

Es importante, sobre todo si no eres tú el encargado de poner en marcha el plan de acción, que implementes sistemas de monitorización y supervisión del mismo. De esta manera no dejarás ningún cabo suelto.

6. Pide ayuda a profesionales.

Aunque tomemos la crisis con la mayor de las frialdades es inevitable que nuestros sentimientos nos condicionen. El miedo a equivocarnos o a las consecuencias va a estar ahí.

Es momento de invertir en ayuda externa. Tanto para ti como para tu negocio. Un consultor es la persona que entiende cómo debe funcionar tu proyecto para salir de la crisis y qué medidas debes adoptar.

La figura del consultor pasa a ser vital en tiempos de crisis.

A parte de esto lo hará con la objetividad de un profesional que, a pesar de preocuparse porque salgas adelante, tiene una perspectiva externa. Por tanto será capaz de darte las herramientas adecuadas.

7. Mantén una actitud positiva.

No te dejes llevar por la corriente pesimista. Un vendedor pesimista (todos somos vendedores de algún modo) no transmite la seguridad de que su producto o servicio es bueno.

Entrar en la espiral de la miseria puede conllevar perder cualquier oportunidad de salir a flote.

La batalla no está perdida hasta que se echa la persiana. Así que mientras quede algo en lo que trabajar hazlo con la convicción de que puedes salir de la crisis. De esta manera destacarás sobre el resto y tu cliente verá todo tu potencial.

Anota bien estos consejos porque te pueden ayudar en cualquier momento de tu emprendimiento. No te des nunca por vencido.

Para no perderte nada suscríbete a mi Alfa-Newsletter.

[siteorigin_widget class=”MC4WP_Form_Widget”][/siteorigin_widget]

Deja un comentario